Ojanama

Paco Sánchez – 19 de junio de 2014

Ojanama abandona la fila de trabajo, deja su pesada carga en el húmedo suelo de la selva y se toma un merecido y necesario descanso. Está agotada tras un afanoso día de trabajo y se relaja dirigiendo sus ojos al intrigante y cálido cielo. Su familia tiene que trabajar muy duro para poder alimentar a todos sus hijos, pero son una sociedad muy jerarquizada y, aun con pocos medios, con una organización modélica que lleva asentada en esas tierras más tiempo del que nadie puede recordar viviendo en completa armonía con la naturaleza.

Ojanama

Sigue leyendo