La mancha

Paco Sánchez – 10 de marzo de 2015

manchaLa mancha siempre ha estado ahí, en el terrazo del descansillo junto a la jamba de la puerta del piso de al lado. Permanece inalterada. Parece la capa de nata de un café con leche arrugada por el aire de un soplido.  Es una de las primeras imágenes que recuerda el chico ese un tanto raro. Muchos idealizan la realidad y suelen creer que su primer recuerdo es un coro celestial de sonrisas maternales rodeado de alstroemerias ribeteadas con miel, pero en este caso era una puta mancha de barniz que el niño pasaba el día rascando con los pies de sus Clicks de Famobil.

Sigue leyendo