Melena de tango

Paco Sánchez Era tan tarde que el perchero comenzaba a perder la compostura. Las brujas ya habían colgado sus escobas en el techo del restaurante porque fuera estaba lloviendo. Esas harpías no eran capaces de conciliar el sueño si no comían algo caliente después de bailar flamenco. Charlar junto a una mesa de brujas conlleva que la realidad suceda de un modo peculiar, mas en previsión de que tal situación ocurriese, bebimos unas cervezas frente a la basílica. —Trevor, ¿tienes alguna dificultad psicomotriz? —Por suerte no, Madeleine, si bien es cierto que me desplazo con no pocos problemas sobre los glaciares. —Entonces crucemos … Continúa leyendo Melena de tango