Sufragio universal

Paco Sánchez – 22 de mayo de 2015

Lo primero que ven María y su hijo al entrar al nuevo dispensario es a la señorita Vermalen sentada tras el mostrador con una bata blanca en cuyo bolsillo se sujetan tres rotuladores: uno rojo, uno amarillo y uno azul; aunque atesora más en una caja de madera que antes había albergado cigarros puros en Rusia. Informa, llama, cita y despacha sin contemplaciones a los pacientes mientras esboza dinosaurios en pañuelos de papel. María no se atreve a preguntarle y deduce que la sala de espera de su médico es la única que no está vallada con rejas.dinosaurios

Sigue leyendo