Penurias

Paco Sánchez

10:24 de la mañana.

Descuelgo el teléfono de la oficina y marco el 901 40 40 40. Los espacios no los pulso. Es el teléfono de atención al cliente de Gas Natural Fenosa, una gran empresa de las solventes tierras que dominan el nordeste español, excelso imperio y cuna de grandes héroes de la humanidad.

—Gas Natural Fenosa, buenos días, soy Carmiña, ¿en qué puedo ayudarle?

Aquella voz que sabía a centolla me dio tal sensación de felicidad sin necesidad de recurrir a la química, que estaba pensando en llevarme una teleoperadora gallega la próxima vez que saliera de fiesta para ahorrarme una pasta en copas. Se me dibujó un sonrisa en la cara y comencé a oír el “Here comes the sun” de Harrison. Llenóseme el cerebro de un aire de alegría naíf como el que se respira en los anuncios de compresas. Sentí alivio Gutiérrez al saber que cuando terminara la conversación el auricular del teléfono no rezumaría miel y necedad. Probablemente solo tendría que explicarle mi problema una vez y recibiría una respuesta coherente. Por contrapartida, ya no sentía la superioridad de estar hablando con una suerte de ficus parlante desagradable.

—Buenos días. Mire, debido a mi precaria situación económica, tenía pendiente de pago dos facturas con ustedes que hace unos diez días aboné por internet. Sin embargo, acabo de recibir una carta de su compañía en la que me reclaman el cobro de ambas facturas y amenazan con cortarme el servicio si no lo hago. Les llamo para que me confirmen si han recibido el pago o existe algún problema.

—Puede decirme su nombre para dirigirme a usted.

—Segismundo —contesté de inmediato.

Para dirigirse a mí le hubiera sido más útil una dirección o unas coordenadas GPS que mi nombre, aunque accedí. En realidad no me llamaba Segismundo, pero fue el primer nombre que me vino a la cabeza, tal vez recordé aquellos desayunos de la niñez a base de leche con galletas y “Los Porretas” de la SER. Cuando al sintonizarla no intentaban lobotomizarte en cuanto apartabas la vista del aparato radiofónico.

—Don Segismundo, probablemente usted haya pagado las facturas fuera de plazo y la carta se haya enviado automáticamente, así que no se preocupe.

—De acuerdo, pero comprenda usted mi incertidumbre. Y ya que les he llamado, me gustaría que me confirmaran tal extremo. Si no es molestia.

—Don Segismundo, en estos momentos el sistema informático no funciona, por lo que si usted lo desea, puede llamar a partir del 16 de enero para realizar su consulta.

—Ummm ya. Comprendo… Disculpe, ¿es muy habitual que no les funcione el sistema informático? Las últimas veces que he llamado es la respuesta que he recibido. Imagino que para ustedes, será un engorro realizar su trabajo en estas condiciones.

—Bueno… Sólo le puedo decir que nos están actualizando los sistemas —me dijo con un cóctel de resignación, vergüenza ajena y retranca gallega.

—Aha…

—Pero no se preocupe, don Seguismundo, que al no estar operativo el sistema informático, tampoco salen las órdenes de corte. Así que estése usted tranquilo que no le van a cortar el suministro, está estropeado para lo bueno y para lo malo.

Camiña no defraudó mis expectativas y terminó la faena con un final digno de Billy Wilder, haciéndome pensar que esto de la crisis, además de los inconvenientes propios de tener que freír los colchones para poder llegar a fin de mes, nos regalaba impagables momentos con personas inteligentes que hace unos años eran impensables.

Penurias

 

6 pensamientos en “Penurias

  1. Buen texto para acabar el día. Gracias por compartirlo. Me alegro de esa voz amable, de la dosis de ironía y de que el protagonista se llame Segismundo, me ha traído bonitos recuerdos, (sin retranca).

    Le gusta a 1 persona

  2. ¿Estamos ante un nuevo jeroglífico? Me encanta “aquella voz que sabía a centolla”. Me lleva a la boca directamente. Sigue con tu energía. Queremos seguir paladeando tus palabras… Y vente ya para Barna, coño.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s