Track 1. Quicksand (David Bowie)

Cara A

Preludio

Hola, soy Trevor Miles. Varón, mediana edad, estatura lógica, peso frecuente, 6,6 KW, trifásico, atractivo, con cierta inclinación al alcohol y a la medicación, periodista, cínico, ciclotímico, melómano, tal vez amnésico, divorciado y padre de una hija.

Vivo en Nurburvile, una esdrújula ciudad de tamaño medio con todas las depravaciones y lacras que hacen que valga la pena vivir en un lugar. El río Morna se derrama de Norte a Sur y desacopla la mitad más sórdida de la más mezquina. Por lo demás es como cualquier otra urbe: coches, farmacias, vicio, familias, bares, hipocresía, escasa actividad sísmica, mediocres y la práctica total ausencia de dinosaurios.

Antes de darme cuenta estoy tomando café solo en el Love me tender, el bar de Lou. Hace años era uno de esos locales que son lavanderías por el día y prostíbulos por la noche. Cuando Lou lo compró decidió mantener el nombre para no tener que cambiar el luminoso, siempre le hizo mucha gracia la bailarina de neón que levanta una pierna mientras pone a secar la colada al son de chisporroteos eléctricos.

Me despido de Lou y voy a buscar mi viejo coche para acudir al trabajo, cuando lo encuentro me acomodo en él, abro la guantera y cojo un casete al azar; vaya, ha habido suerte, es el Hunky Dory de Bowie y solo llego media hora tarde.

—¡Trevor! —Brama Walter apenas abro la puerta de la redacción—. ¡Llegas treinta minutos tarde! ¡Esta semana tendrás que ir nueve veces menos al baño para recuperarlos!

Reprimo las ganas de exfoliarle de un manotazo las células muertas de su piel y sigo escuchando impasible.

—Coge el coche y conduce hasta High Greenvillage. He recibido información de que han brotado unos extraños dibujos en el lateral de un edificio y a esa chusma le ha faltado tiempo para montar un tenderete y extraer el dinero a los incautos con la promoción comercial del milagro. Entérate dónde es, olisquea por allí y tráeme un artículo que desmonte esa milonga. ¡Ya!

Sin decir una palabra me doy la vuelta y regreso al coche.

Trabajo en El Excelso de Medianoche, el único diario que se publica cuando las personas sinceras se van a dormir. Soy un redactor multipropósito, lo mismo cubro una noticia que destapo un cadáver y mi jefe, Walter McMurray, me reclama hasta cuando se le funde un calcetín. Es un tipo peculiar, bajito, resentido, con el pelo gris centrifugado alrededor de la cabeza y obsesionado con sus particulares equilibrios. Si le pides prestada una revista es capaz de exigir cuarenta céntimos por la información consumida. Sus diminutas gafas redondas filtran una mirada rellena de fruición que da la sensación de que te va a pedir salir a cenar en cualquier momento.

Sin darme cuenta, llevo varios minutos conduciendo. Nada más acceder al deprimido distrito por el puente Richmond veo el lugar al que me dirijo. Siento alivio, no me apetece preguntar a nadie cómo llegar.

Aparco tras un vehículo de la policía estacionado aún peor que el mío. Hay mucha gente contemplando el espectáculo, pero soy el primer periodista que llega. Levanto la mirada y examino la fachada lateral del inmueble durante unos minutos.  Estoy demasiado sobrio para asumir tanto arte. Deseo que este despropósito tenga una explicación paranormal, odiaría que existiese alguien capaz de perpetrar esta mierda. Me acerco a charlar con un par de vecinos con aspecto de hablar del tiempo en el ascensor. Después con una mujer que construye su discurso concatenando refranes. Por último hablo con un alguien inteligente que acaba de abandonar el tenderete para fumar un cigarrillo. Nos entendemos a la perfección. Tras una breve conversación tengo lo que necesito, de modo que afeo la conducta a un policía que pretendía multarme, monto en el coche y regreso satisfecho al Love me tender para escribir mi artículo. Está sonando Quicksand, esta maldita canción debería impartirse en la escuela. Fin de la cara A. Clic.

cap1quicksandContinuará…

2 comentarios en “Track 1. Quicksand (David Bowie)

  1. Bien, Trevor parte del bar y actúa. Me ha gustado leer esta historia en la que conozco un poco más de ese personaje y de su entorno. Y no, no te voy a decir lo de siempre… El caso está resuelto y el capítulo cerrado. A la espera de más. :))
    Abrazo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s